Fumigaciones Efectivas contra el Dengue

Los mosquitos, son una de las plagas más comunes en el mundo, sobre todo en épocas de lluvia; porque en ellas, pueden reproducirse con más facilidad gracias a los depósitos de agua. Principalmente, en lo países tropicales, se ven con más abundancia, pero se encuentran en casi todo el mundo (excepto lugares muy fríos). La mayor importancia de esta plaga, es que puede transmitir enfermedades como el dengue, zika y chikunguña; es por esto, que tocaremos el tema de fumigación contra el dengue.

¿Qué es el dengue?

El dengue, es una enfermedad de tipo viral que es transmitida por los mosquitos del género Aedes; tras la picadura de la hembra, que es la que más se alimenta de sangre. Se caracteriza por ser una enfermedad febril y exantémica (produce lesiones en piel) similar a la gripe; que puede complicarse con cuadros hemorrágicos y de deshidratación importante. Por lo cual, se considera un problema de salud pública que debe controlarse.

fumigar contra mosquitos

¿Qué se utiliza para fumigar contra el dengue?

La fumigación contra el dengue, es una medida de emergencia para controlar la expansión de un brote de la enfermedad; que puede estar dirigida tanto a los mosquitos adultos, como a las larvas, con técnicas y químicos diferentes. Para las formas adultas, se emplean insecticidas comunes como piretroides y organosfósforados (malation, clorpirifos, metil-pirimifos, temefos, fenitrotion y fention); esparcidos en el ambiente con una termonebulizadora pesada disueltos con aceites como diesel, que forman un humo blanco espeso.

Este humo, se esparce en parques, bosques y en las calles de las comunidades en riesgo o donde ocurre el brote; generalmente, a cargo de los organismos sanitarios competentes manejados por el gobierno.

Por otro lado, la fumigación contra las larvas, se realiza con químicos que se disuelven en el agua dulce; pues los mosquitos depositan sus huevos en agua limpia. Puede utilizarse temefos y methoprene; en dosis no superior a 1 mg por litro de agua y pyriproxyfen a dosis no mayores a 0.01 mg por litro. En este caso, este tratamiento si puede aplicarse a los hogares, por parte de estos organismos para realizar una buena dilución.

fumigar en contra del dengue

¿Es dañino para las personas y los animales?

Fumigar contra mosquitos para controlar brotes de enfermedades como el dengue, zika y chikunguña no afecta humanos y animales; siempre y cuando este tratamiento sea aplicado por personal calificado y experimentado. Puesto que, se emplean insecticidas que al manipularse directamente o con diluciones inadecuadas; si pueden poner en riesgo la vida.

Quiere decir, que las dosis usadas en las técnicas aéreas, en parques, espacios abiertos o casa por casa no supone riesgo; al igual que la aplicación de larvicidas, que tienen un bajo grado de toxicidad para humanos y animales.

Cabe destacar, que personas con enfermedades respiratorias como asma, EPOC o con tendencia a alergias; deben evitar exponerse demasiado a este humo, usando métodos de barrera como mascarillas o cubrebocas. Es por ello, que los organismos sanitarios suelen notificar sobre las jornadas de fumigación para que estén prevenidos. 

¿Cuánto dura el efecto de la fumigación?

El efecto de la fumigación contra mosquitos es inmediato, debido a que el humo se esparce libremente con el aire; quiere decir, que todos los mosquitos que estén en el área morirán inevitablemente. Así como también, que una vez los insecticidas nebulizados se mezclen con el aire, se perderá este efecto.

como se trasmite el dengue y el zika

En el caso de los larvicidas, el efecto es más prolongado, pues el agua queda protegida contra las larvas; de hecho, existen preparados de liberación lenta que pueden permanecer dentro de contenedores de agua. Este tipo de técnica larvicida, suele verse con frecuencia en zonas donde el suministro de agua es deficiente; lo que hace necesario almacenar grandes cantidades de agua por parte de los habitantes.

¿Qué precauciones hay que tomar antes y después de la fumigación?

Como ya mencionamos, las personas con enfermedades respiratorias deben exponerse lo más mínimo al humo; ya que, puede despertar una crisis asmática o disneica, que, aunque no es común, existe el riesgo. Para que la fumigación tenga el mayor efecto posible, en caso de ser en la calle, se debe permitir el ingreso del humo; abriendo todas las puertas y ventanas del hogar para que circule libremente.

Posterior a la fumigación, la precaución más importante es aplicar métodos de control físicos contra los mosquitos. Los cuales, básicamente consisten en eliminar todos los criaderos potenciales de mosquitos; como, por ejemplo, agua de floreros, agua de mascotas, llantas viejas en los patios, recipientes plásticos con agua, entre otros. Si es indispensable almacenar agua, mantener los contenedores cerrados lo mejor posible o herméticamente.

Finalmente, queda claro que la fumigación contra mosquitos es una medida sanitaria de importancia para la salud; en ella, se manejan químicos peligrosos, por lo que solo debe realizarse por personal altamente capacitado. Además, esto solo se hace cuando es necesario, es decir, que aparecen casos de dengue en la ciudad o comunidad; debido a que, realmente no se ha demostrado una eficiencia certera de estos métodos; pero si logran una reducción significativa de los mosquitos.